Cinofilia-Sud
   

ESCUELA VIRTUAL DE CINOLOGÍA

CURSO DE CINOLOGÍA

CAPITULO REPRODUCCIÓN

Por el Dr. Javier Fariña


ÍNDICE

CICLO ESTRAL

FASES DEL CICLO ESTRAL

SERVICIO

GESTACIÓN

PARTO


CICLO ESTRAL

Las Perras Ciclan, Copulan y Paren Lechigadas en todos los meses del año y este proceso tiende a tener picos sutiles hacia fin del invierno / principio de la primavera así como también en los meses de otoño.

La preferencia reproductiva por los fines de invierno y comienzos de primavera puede radicar en una ventaja para la evolución de la camadas paridas en el momento que el suministro de alimentos inicia su incremento en asociación con la mejoría de las condiciones climáticas.

La perra promedio comienza un pro estro aproximadamente cada 7 meses.

Manteniendo este esquema la perra ciclará al menos una vez en cada mes del año durante su vida. El intervalo interestral normal tiene una duración de 5 a 10 meses. Intervalos mas frecuentes que cada 4 meses suelen asociarse con infertilidad. También parece que la mayoría de las perras son relativamente constantes en la duración del ciclo al igual que en el periodo de cada fase.

La pubertad se alcanza normalmente a la edad de 7 a 12 meses (con rango de 6 a 18 meses), es decir 2 a 3 meses después que la perra llega al peso corporal adulto. Las razas pequeñas llegan a la pubertad antes que las razas grandes, debido a que el peso corporal adulto lo alcanzan a una edad más temprana.

Cuando la perra supera los 6 a 8 años de edad se presentan diferentes modificaciones que comprenden el aumento progresivo del intervalo interestral, reducción del tamaño de lechigada, problemas durante el parto e incremento de las pariciones con defectos congénitos.

La edad ideal de reproducción está entre los 2 y los 6 años. Las perras continúan ciclando de por vida pues no experimenta una menopausia.


FASES DEL CICLO ESTRAL

Pro estro - Estro - Diestro - Anestro

Pro estro:

Su duración promedio es de 9 días (1-2 a 25 días). Se extiende desde la primera observación de sangrado vaginal hasta cuando la perra acepta la monta del macho. En el pro estro es típica la secreción vaginal sanguinolenta, pero puede no estar presente. Sin embargo ningún signo clínico aislado parece ser tan sencillo y confiable como la observación del primer día de una secreción vaginal sanguinolenta. Es una metrorragia que pasa a través del cuello del útero ligeramente relajado y penetra en la vagina (el sangrado se origina en el útero). La vulva se agranda lentamente a lo largo del pro estro con tumefacción y edema de los vulvares. En el pro estro tardío la vulva esta hinchada y turgente lo cual podría impedir la penetración del macho. A medida que el pro estro avanza hacia el estro la vulva se ablanda y facilita la copula.

Se produce atracción de los machos hacia la hembra y cambios de conducta.

En el pro estro temprano rechaza el intento de servicio por parte del macho.

Efectúa gruñidos, muestra los dientes, tira mordiscones, mantiene la cola pegada al periné intentando cubrir la vulva. Esta conducta tiende a cambiar gradualmente a medida que transcurre el pro estro, la hembra se volverá más y más pasiva en su resistencia a la aproximación del macho. Su conducta agresiva cambia y finalmente se sienta o echa para evitar algún intento de copula.

Aparato Reproductor Femenino

La perra en el pro estro está bajo influencia estro génica. Los estrógenos son sintetizados y secretados por los folículos ováricos en desarrollo. Los estrógenos son responsables por los cambios de conducta, secreción vaginal, atracción de los machos y de la preparación uterina para la gestación. Al final del pro estro (ultimas 12 a 48 hs.) la progesterona se eleva y los estrógenos disminuyen.

En la vagina durante el anestro solo existen algunas capas celulares que bajo niveles de estrógenos en aumento causa incremento en el numero de capas celulares del epitelio. Este espesamiento de la mucosa vaginal permite que al producirse la introducción del pene en la vagina no sea peligrosa y no sufra daños.

En el útero se observa un incremento en el espesor de la pared y mayor actividad glandular preparándose el endometrio para la implantación (estas modificaciones se asocian con el sangrado).

Estro:

Duración aproximada 9 días (1-2 a 18-20 días). Deriva de la palabra griega "Oistros" que significa deseo impetuoso. Esta es la única fase durante la cual la hembra permite ser montada. Se inicia con 1er día que la hembra permite la copula y finaliza cuando ella ya no acepta mas ser servida.

La vulva se vuelve blanda y flácida para favorecer la penetración del macho. El sangrado vaginal por lo general ha disminuido o cesado y la secreción es de color pajizo o rosado. Con menor frecuencia el flujo sigue siendo hemorrágico. La hembra modifica su conducta con una creciente receptividad al macho, lateralización de la cola, tensión del tren posterior para sostener el peso del macho, pueden agacharse y elevar el periné hacia presencia de feromonas potentes.

La hembra canina comienza a exhibir signos de aceptación sólo cuando los estrógenos comienzan a declinar (el pico estrogenito se produce 1 o 2 días antes del comienzo del estro). Las células foliculares ováricas comienzan a luteinizarse y secretar progesterona. La disminución de los estrógenos y el aumento de la progesterona producen el cambio en la conducta de la perra (se deja servir).

Los folículos ovulados se rompen con escasa diferencia de tiempo entre sí lo que asegura que los cachorros nacerán sin diferencia significativas de edad. Los folículos rotos se luteinizan con rapidez.

Los sitios de ruptura se reorganizan con la producción del cuerpo lúteo capaz de mantener la síntesis y secreción de progesterona durante 2 meses.

El útero continúa su preparación para la implantación. La hembra debe ser llevada al territorio del macho para tener mayores posibilidades de mostrar sumisión y recepción. Se ha considerado que la perra solo se aparea con los machos dominantes y rechazara a los sumisos.

Diestro:

Duración promedio en la perra preñada 56 a 58 días y en la no preñada 60 a 80 días. Comienza con la finalización del celo y continúa durante todo el lapso en el cual la progesterona es secretada por el cuerpo lúteo. El diestro comienza cuando una perra previamente receptiva rechaza de manera abrupta la monta del macho. Pierde la atracción para los machos, la vulva retorna al tamaño normal y pierde flacidez. Todas las perras gestantes o no tienen cuerpos lúteos funcionales luego del estro. La implantación ocurre el día 18 luego de la fertilización.

Básicamente si se compara una perra no preñada en el diestro con una en anestro prácticamente no hay diferencias clínicas.

Esquema del Aparato Reproductor Femenino

Anestro:

El útero involuciona. es el período de quietud hormonal. Su duración es variable pero si el pro estro dura 9 días, el estro 9 días, el diestro 60 días y los intervalos entre el celo son de 6 a 7 meses, un anestro dura aproximadamente 3 1/2 a 4 1/2 meses.

Comienza con la parición (en las perras preñadas) y finaliza con el Pro estro.

En la perra no preñada es difícil determinar clínicamente su inicio de auto reparación. (El útero esta en proceso de autoreparación).


SERVICIO

Al igual que en otras especies, el apareamiento en los perros es precedido de un cortejo entre la hembra y el macho. Sus características varían de acuerdo a la personalidad de ambos perros. Algunos machos olfatean a la perra, lamen la vulva, realizan movimientos mandibulares de masticación luego de lamerla, lamen su orina y apoyan su cabeza sobre la cruz o ponen una pata sobre su lomo antes de intentar montarla. Otros machos, sobre todo los muy habituados realizar servicios, en general saben cuando una perra viene para ser servida, y simplemente lamen la perra o intentan montarla inmediatamente.

En cuanto a la actitud de las hembras, algunas se dejan montar inmediatamente cuando el macho lo intenta, desplazando la cola hacia un lado y quedándose inmóviles mientras el macho lame su vulva. Otras se "hacen desear" y cuando el macho intenta montarlas juguetean con él correteando de un lado a otro y orinando en diversos lugares antes de permitir el acoplamiento.

El perro monta a la hembra y la abraza por delante de la tuberosidad coxal e inicia la búsqueda mediante movimientos de la pelvis. Una vez que el pene encuentra el orificio vulvar, se produce la penetración. Esta se logra gracias a la rigidez que el hueso del pene le confiere al miembro. La penetración siempre precede a la erección. Una vez realizada la penetración, los movimientos copulatorios se tornan mas intensos y la fricción que se produce sobre el pene, especialmente sobre el bulbo del glande, produce la erección. Esta se completa y el bulbo del glande adquiere una dimensión que dificulta su salida de la vagina de la hembra. Una vez completada la erección, la hembra cierra el esfínter vulvar por detrás del bulbo del glande impidiendo definitivamente que este se salga y se produce de este modo el llamado abotonamiento.

Algunos machos desmontan no bien se completa la erección y cesan los movimientos copulatorios, mientras que otros permanecen montados sobre la perra como descansando por unos minutos. Luego de este lapso, el macho primero desmonta sus miembros anteriores, y luego pasa una pata sobre el lomo de la perra quedando orientado en dirección opuesta a la hembra.

Generalmente ambos tiran, lo que aumenta el estimulo. Finalmente, la erección se reduce y los perros pueden soltarse. Ambos perros lamen sus genitales luego del servicio. Hay que tener la precaución de revisar que el macho haya recogido el pene dentro del prepucio.

Generalmente es preferible llevar la perra al lugar donde se encuentra el macho. En casos de perros de muy buen libido, y en perras que se dejan servir con facilidad, esto no es necesario. Pero usualmente, el macho es el "Dueño" en su casa y "dominará con mas facilidad" una hembra reacia, y la hembra se dejara "dominar con mas facilidad" fuera de su hogar.

Los Espermatozoides viven como mínimo 48 hs. por lo cual se aconseja repetir el servicio cada 2 días.


GESTACIÓN

La perra presenta ovulación espontánea que se produce en respuesta a un pico LH (hormona luteizante) generada por la hipófisis unas 48 Hs. antes. Todos los óvulos se liberan casi simultáneamente esto es importante ya que por más que una perra reciba varios servicios, con intervalos de tiempo significativos, los cachorros nunca serán de diferentes edades. En general las perras ovulan de 3 a 15 óvulos por ciclo (promedio 7), menos cantidad en razas pequeñas.

El número de cachorros varía de acuerdo a la raza, la perra en si, su edad, lo adecuado del momento del servicio, y la calidad del semen del perro.

Al producirse la ovulación los óvulos son liberados inmaduros (oocito primario)y necesitan de 48 hs para madurar antes de poder ser fertilizados por los espermatozoides. La maduración y la unión del óvulo con el espermatozoide (fertilización) se lleva a cabo en las trompas de falopio (oviductos). Una vez maduros viven 24 a 48 hs. mas.

Durante el servicio, el semen canino puede alcanzar los oviductos dentro de los 25 segundos de producida la eyaculacion en la vagina. Requiere de 7 Hs. para capacitarse y probablemente un semen de optima calidad puede ser capaz de fertilizar los óvulos durante 6 a 9 días.

Los huevos fertilizados permanecen en los oviductos durante un tiempo y llegan al útero en 8 a 12 días. La implantación se produce 18 a 19 días después de la fertilización. Esto es importante para aquellos propietarios que envían sus hembras a ser servidas en el exterior. Es posible que hayan recibido consejos para que esperen 20 días antes de regresar al país y su explicación estaría referida al momento de la implantación.

La gestación dura de 58 a 71 días desde el apareamiento y de 62 a 64 días a partir de la ovulación. La perra aumenta de peso durante el ultimo tercio de la gestación.

El método diagnostico mas precoz para detectar preñez es la ecografía (a partir de los 20 días de gestación) el doppler (aparato que utiliza ultrasonido y que permite percibir latidos cardiacos fetales a partir de los 40 días de gestación hasta el momento del parto) y por ultimo la radiografía (a partir de los 45 días.)

El feto crece lentamente durante los dos primeros tercios de la gestación y muy rápidamente durante el ultimo tercio. Hay que tener en cuenta esto cuando se va a elegir un determinado esquema de alimentación. No se debe sobrealimentar a la perra durante la primera fase, y solo debe aumentarse la comida en un 50% unas dos semanas antes del parto.

No es conveniente la administración del calcio durante la gestación y debe recomendarse el ejercicio diario.


PARTO

El mecanismo fisiológico por medio del cual se desencadena el parto es el Stress Fetal.

Los factores que ayudan a desencadenarlo son:

Factores a tener en cuenta antes del parto:

Materiales necesarios:

Uno de los signos prodrómicos del parto más característicos en la perra, es el descenso de la temperatura, 24 a 48 hs. antes del comienzo del mismo.

Si la perra no ha tenido ningún cachorro 24 hs. después que la temperatura rectal ha descendido debe consultar a su veterinario para monitorear los latidos fetales. Por debajo de una determinada cantidad de latidos cardíacos por minuto se considera sufrimiento fetal.

El nerviosismo, los temblores, el jadeo, la deambulación, la posible falta de apetito, la conducta de anidar, el rascado del piso y el lamido de los genitales son algunos de los síntomas que podemos observar.

Estos síntomas pueden estar todos presentes o simplemente algunos de ellos. Luego de esta etapa aparecen los pujos (contracciones) con la expulsión de los cachorros.

La presencia de liquido verdoso antes del nacimiento del primer cachorro, indica el desprendimiento de alguna placenta, por lo que no es conveniente dejar pasar mucho tiempo, luego de aparecido este síntoma, sin consultar a su medico veterinario.

Debemos intervenir lo menos posible en el parto. Las ayudas que pueden brindarse mientras este transcurre normalmente son:


Esta sección es diseñada y mantenida por
José Luis R. Acrogliano de Argentina