Cinofilia-Sud
   

ESCUELA VIRTUAL DE CINOLOGÍA

CURSO DE CINOLOGÍA

Profesor: Sr. Oscar Ángel Colombo - Argentina

CAPÍTULO MOVIMIENTO

PARTE I


ÍNDICE

GENERALIDADES

DESARROLLO DEL MOVIMIENTO


GENERALIDADES

Movimiento correcto

Para poder llegar a desarrollar este tema es imprescindible el total conocimiento de la estructura canina.

Así como en la estructura no existen diferencias de un ejemplar a otro en el número de sus huesos, músculos y articulaciones en este capítulo nos encontramos en que hay muchos y muy variados tipos de movimientos en las diversas razas y un gran número de defectos a veces comunes a todas, a veces particulares de cada una.

Los ángulos que se forman cuando se articulan ciertos huesos se llaman angulaciones y para el estudio del movimiento son importantes las siguientes:

Miembro anterior: angulación escápulo-humeral (hombro) alrededor de 90°.

Miembro posterior: angulación coxofemoral alrededor de 100°

Angulación femoro-tibio-rotuliana (rodilla) alrededor de 100°.

Articulación del garrón alrededor de 120°.

No todas las razas poseen los mismos ángulos ni tampoco el mismo largo de huesos y eso modifica notablemente el movimiento. Para los perros, el movimiento es la posibilidad de trasladarse avanzando con él o los miembros anteriores, empujados por el o los miembros posteriores. A fin que este resulte correcto debe desarrollarse con un mínimo de esfuerzo y con un máximo de efectividad. Debe reflejar el balance del cuerpo (correlación entre las angulaciones de ambos miembros) y la armonía que sumado a lo anterior redondeará un aspecto agradable a la vista.

No es posible para el ojo humano poder observar todo lo necesario para evaluar un movimiento correcto. Es por eso que conociendo la estructura tomaremos puntos y zonas de referencia que nos ayudarán en nuestra evaluación.

Gracias a la fotografía y al cine se pudieron observar en cámara lenta los diferentes tiempos, fases, ritmos, como así también que zonas permanecen inalterables y cuales alteran su posición. Todo esto que acá resumimos en pocas palabras representó un enorme esfuerzo y trabajo que dio como resultado la simplificación para la evaluación del movimiento correcto. Es por esto que si bien este es más rápido de lo que la visión puede captar, una persona con capacidad, entrenamiento y aptitudes naturales no debería equivocarse para evaluar cualidades y defectos.

Por lo dicho anteriormente es absurdo hacer mover dos perros al mismo tiempo (porque si es dificultoso ver el movimiento de un perro, es totalmente imposible hacerlo con dos).

Cada raza está adaptada para un fin determinado. Se pueden clasificar según:

  1. Razas que desarrollan velocidad. Los perros veloces con siempre dolicocéfalos, de cuellos largos, gran flexibilidad de su línea superior, pechos profundos y con miembros largos.
  2. Razas que desarrollan fuerza. Los de fuerza son braquicéfalos, de cuellos más bien cortos, línea superior compacta y firme, pechos profundos y con miembros fuertes.
  3. Razas resistentes. En realidad no es una clasificación, sino un complemento de las otras dos.


DESARROLLO DEL MOVIMIENTO

Miembro anterior:

El húmero con un movimiento pendular se coloca en una línea con la espina de la escápula cuya tuberosidad impide que avance más que esa posición. Cúbito y radio se colocan también en línea con el húmero, carpo, metacarpo continuando esa línea.

El miembro anterior desde su posición estática hasta esa línea continuada con la espina de la escápula, se desplaza llegando a cubrir el máximo de recorrido que la inclinación de esta permita. Cuando el miembro vuelve hacia atrás lo más que puede llegar es a la continuación de la línea longitudinal del húmero en posición de parado porque luego de llegar a su posición lo que continúa moviéndose es el cúbito y radio frenados por el olécranon que no permitirá que el desplazamiento del antebrazo sea otro que el de continuarse con el brazo.

Si nosotros imaginamos que figura formó el miembro desde el hombro al pie en su recorrido de ida y vuelta nos encontramos con un triángulo.

Miembro posterior:

Con el miembro posterior sucede algo similar pero "al revés".

La pierna (tibia y peroné) se coloca en la misma línea con el fémur que está en posición de parado, llegando con el pie lo más lejos que a esa línea continuada le permita la misma; volviendo hacia atrás el fémur se desplazará todo lo que permita su articulación con el coxal y arrastrará consigo pierna, tarso y metatarso.

"Al revés" porque en el miembro anterior se mueve el húmero hacia delante primero y queda estático en su posición de parado al ir hacia delante y se mueve hacia atrás después.

El miembro posterior forma una figura en su recorrido similar a un triángulo.

Estos triángulos en el perro balanceado y armónico deben de ser iguales y el vértice posterior de la base del primero debe corresponder al vértice anterior de la base del segundo.

La formación de estos dos triángulos imaginarios son para darnos varias referencias

  • A mayor inclinación de la escápula mayor será el alcance.

  • El sitio de encuentro de los dos triángulos debe coincidir en un punto ubicado debajo del perro aproximadamente en su parte media.
  • El miembro posterior debe presentar angulaciones balanceadas con las del miembro anterior dé forma tal que lo mencionado anteriormente sea posible.

Además de estos requisitos, para un correcto desplazamiento, la cruz al igual que el resto de la línea superior deben permanecer firmes.

Lo anteriormente explicado representa la corrección en el movimiento el cual será evaluado con el ejemplar desplazándose en círculo. Cualquier alteración de este trae consecuencias que se traducen en desviaciones que alterarán el balance del movimiento, su armonía y la energía desperdiciada será proporcional al defecto. Las alteraciones en el largo de los huesos y en los ángulos que forman los mismos producen defectos en el movimiento, existiendo numerosas posibilidades.

 

Movimiento defectuoso - Perro con angulaciones muy abiertas

Por ejemplo:

Ángulo escápulo-humeral muy abierto debido a la falta de inclinación de la escápula, miembro posterior con angulaciones correctas. En este ejemplo veremos que el miembro posterior se adelanta al apoyo del anterior (sobrepasa), siendo este un defecto provocado por la falta de alcance, el cual a su vez es consecuencia de una escápula poco inclinada. Cuando un perro sobrepasa puede ser por fuera o por dentro. La naturaleza siempre compensa las fallas estructurales lo cual le permite desplazarse pero en forma incorrecta.

 

Sobrepasa - Angulación escápulo-humeral muy abierta - Miembro posterior con angulaciones correctas

Otro ejemplo:

Articulación coxofemoral mal angulada debido a un coxal ubicado en forma muy horizontal. Esto producirá un paso con avance normal pero los miembros posteriores tendrán poca extensión hacia delante y mucha para atrás causando falta de empuje y en consecuencia desperdicio de fuerza. Los vértices de ambos triángulos no coincidirán en un punto.

Balance:

El término balance no significa solamente la proporción del cuello, cabeza, tórax; largo relativo de los miembros etc. La principal condición que hace reconocer a un perro balanceado son las similitudes de las angulaciones delanteras con las traseras. Esto no significa que deban ser las ideales para la raza (si fuera así mejor) sino que sean proporcionadas. Así un perro con poca angulación delantera y poca angulación trasera es siempre mejor balanceado que uno con poca angulación delantera y perfecta trasera o viceversa. El perro menos angulado adelante y atrás presentará un movimiento más correcto que el de angulaciones desparejas.